Una reforma, un parto.

Un parto, una reforma

Un parto, una reforma. Interiorismo Casamayor.

Hace unos meses nuestro compañero Juande, que ha sido padre reciéntemente, nos comentó: ” En el fondo una reforma es como un parto… Se sufre en el proceso, pero cuando tienes a tu bebé en brazos y todo ha salido bien, se te olvidan los malos ratos…” Desde entonces se me había quedado esta idea “rondando” en la cabeza, hasta que hoy he vuelto a pensar en ella…

Efectivamente cuando todo ha salido bien, se te olvidan los malos ratos. Y esa es la clave de la cuestión que todo salga bien. Que puedan garantizárte que el final será satisfactorio. Esa es la diferencia entre contratar una empresa como Interiorismo Casamayor, o contratar por tu cuenta a los diferentes oficios de la construccion: albañil, pintor, electricista, carpintero, etc….

Salvando las distancias entre tener un hijo y reformar tu casa (soy mamá), me gustaría que las personas que decidan embarcarse en esta aventura, se planteen las siguientes cuestiones ANTES de reformar su casa:

  1. ¿Quieres reformar tu casa? Es una decisión importante que tomas ¿1, 2 ó 3 veces en tu vida? Como tener un hijo, ¿no?
  2. Si decides que sí, ¿No crees importante que un profesional te oriente durante en “proceso de gestación”? No es obligatorio ir al ginecólogo durante un embarazo, pero es raro la mujer que no lo hace… Quieres saber que todo va a salir bien, incluso tener su primera fotografía gracias a las ecografías 3D y 4D tan de moda últimamente!  Ese es el trabajo del arquitecto o interiorista, ayudar al cliente a imaginarse, desde la fase de proyecto, cómo va a quedar  su casa, definiendo el diseño, las instalaciones, los detalles, etc.
  3. Cada embarazo es diferente… En uno no te enteras y en otro todo son angustias… Igualmente, cada reforma es única, a veces te cuesta decidir, cambias esto, cambias lo otro… pero con profesionales de tu parte, todo es más facil y todo transcurrirá felizmente y en los plazos previstos.
  4. ¡Empieza el parto! En nuestro caso es el momento de comenzar la ejecución de la obra. Cada futura mamá, cada cliente es un mundo… Las hay muy valientes, que deciden parir en casa, con el riesgo que conlleva! Igualmente, hay clientes que deciden contratar a cada oficio, y pelear con ellos a pie de obra, sin ninguna ayuda; incluso, los hay que deciden ponerse ellos mismos a demoler tabiques.  Hay algunos que son capaces de hacerlo relativamente bien, pero están asumiendo muchos riesgos; además de convertirse en esclavos de su propia reforma dedicando a ello toda su energía y tiempo. Lo más lógico hoy en día es acudir a un hospital y contar con un buen equipo médico, y si es posible no sufrir ¿por qué hacerlo? Por favor doctor…la epidural! En la ejecución de una reforma, cuanto más multidisciplinar sea el equipo técnico (arquitecto, interiorista, aparejador), mejores resultados se conseguirán. Como en el equipo médico, cada uno tiene una función específica… Con un ginecólogo el parto es más seguro, pero mejor si también están la matrona, el pediatra y el anestesista, ¿no?
  5. Y por fin lo tienes en tus brazos! La emoción borra de tu mente los dolores, la incertidumbre, la preocupación… Nuestro objetivo en Interiorismo Casamayor es que tu reforma tenga el mismo final feliz! Que el resultado consiga emocionarte borrando cualquier preocupación.

Patricia Casamayor,

Arquitecta en Interiorismo Casamayor

Share
This entry was posted in Alicante, Casamayor, Interiorismo, Reformas, Sin categoría and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Una reforma, un parto.

  1. Carmen D. says:

    Buenísimo tu comentario, yo también soy madre e interiorista, me parece un símil estupendo. Sabes de lo que hablas en los dos casos.
    Enhorabuena y un saludo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *